12-03-2018 | Cuidado - Cuerpo, piel y rostro

10 trucos y consejos para no tener la piel seca en invierno

El invierno está llegando y nuestra piel lo nota. El viento, el frio, la lluvia... nuestras manos y rostro no están a salvo. Afortunadamente, existen varios trucos y consejos para evitar la piel tirante, con picazón, con cosquillas, con descamaciones, etc. En resumen, en cuanto a la piel seca, no es suficiente decirlo: ¡más vale prevenir que curar.

1. Cúbrete lo suficiente

Las condiciones externas y el frio son las principales causas de la sequedad en la piel. Ponte ropa que sea lo suficientemente abrigada y cubra lo suficiente para proteger la piel de tu cara, pero también de tus manos y orejas, contra las inclemencias meteorológicas. La consigna entonces es: ¡ponte tus guantes y tu gorro!

Evita sobrecalentar tu casa o tu oficina, porque la piel sufre a los cambios de temperatura.


2. Hidrátate desde el interior para que se vea por fuera

Toma agua a lo largo del día en cantidades suficientes, es clave para prevenir la resequedad de tu piel. Pues sí, cuando hace poco calor, tienes menos sed, o menos frecuente. Sin embargo, aún en invierno, tu organismo necesita a lo menos 1,5 litros de agua por día para hidratar tu piel y funcionar de manera óptima.

Sin embargo, aún en invierno, tu organismo necesita a lo menos 1,5 litros de agua por día para hidratar tu piel y funcionar de manera óptima.


3. Come variado y equilibrado

La piel necesita nutrientes esenciales para proteger o regenerar su estructura. Algunas vitaminas y minerales contribuyen a una función normal de la piel, como la vitamina A y C, y el yodo, por ejemplo. Asegúrate de consumir bastante fruta de temporada como toronjas, naranjas, limones, kiwis, clementinas y mandarinas. Si lo necesitas, algunos complementos alimenticios pueden ayudarte a reconstituir tus reservas de vitaminas pero también de minerales .


4. Aplicar una buena crema hidratante

La crema hidratante es una necesidad en invierno, en particular para los que tienen la piel particularmente seca. Aplicar una crema de día sobre tu rostro por la mañana para protegerla contra las agresiones externas, y una crema de noche por la noche antes de acostarse, para favorecer la regeneración cutánea y luchar contra el envejecimiento cutáneo.

Elije siempre productos naturales y de calidad, porque algunos productos baratos contienen varias sustancias químicas que pueden dañar tu piel a largo plazo.

Elije siempre productos naturales y de calidad, porque algunos productos baratos contienen varias sustancias químicas que pueden dañar tu piel a largo plazo.


5. Primero, limpia tu piel

Aplica siempre la crema después de haber limpiado tu piel, de lo contrario las impurezas impiden que penetre profundamente en la piel. Al salir de la ducha, o después de la limpieza cotidiana del rostro, son los mejores momentos para hacerlo. De hecho, el agua seca la piel. Evita, por lo tanto, los baños o las duchas muy calientes y no olvides siempre hidratar tu piel después de haber ido a la piscina, porque el cloro seca extremadamente la piel.


6. Utiliza un sérum

El sérum es un cuidado especial para la piel que permite hidratar sus capas más profundas. Es indispensable para luchar contra el envejecimiento precoz de la piel y es complementario a otros cuidados hidratantes (cremas, leches, lociones, etc.). Mejor vale aplicarlo debajo de tu crema de día o de noche, haciendo énfasis en la zona del contorno de los ojos.

N.B.: algunos sérum se pueden añadir a la crema de día para potenciar su efecto.

Algunos sérum se pueden añadir a la crema de día para potenciar su efecto.


7. Hazte exfoliaciones, pero no muy a menudo y da preferencia a las mascarillas hidratantes

El exfoliante, o la exfoliación de la piel, tiene un rol importante en su regeneración. Permite, de hecho, deshacerse de todas las partículas indeseables tales como la contaminación, el exceso de sebo, etc. Sin embargo, como es un poco abrasivo para la piel, no se debe hacer más de 2 veces a la semana.

La mascarilla hidratante puede perfectamente complementar el exfoliante (o utilizarse sola, después de haber limpiado tu piel). Aplícalo de preferencia por la noche y déjalo actuar 10 a 15 minutos para tener la piel suave y bien hidratada.


8. No olvides tus manos, tus pies o tus piernas

Aún si parecen protegidos con guantes, zapatos y ropa, no están protegidos de la deshidratación. De hecho, la piel carece de oxigenación bajo todas estas capas de ropa, lo que no favorece su regeneración. Asegúrate de que estén bien hidratados.

Además, las manos, como los pies, son muy sensibles a las grietas, sobre todo si te lavas mucho las manos durante el día.


9. Cuida tus labios

El stick para los labios es otro producto imprescindible en el kit anti sequedad. ¡Por supuesto!, los labios son los primeros en mostrar signos de deshidratación, descamación y agrietamiento. Actúa entonces antes de que aparezcan las grietas dolorosas. ¡Lleva siempre un bálsamo para labios contigo!


10. Mima tus manos y pies dolorosos en invierno

Algunos de nosotros tienen las manos y los pies particularmente sensibles en invierno. Algunas zonas como los dedos, las manos, los dedos del pie o los tacones pueden volverse rojas o azules, provocar una sensación de quemadura o de picazón, con hormigueo e hinchazón. Las medidas a seguir ante este trastorno de la circulación van más allá que la simple hidratación de la piel.


¡Ya estás listo/lista para enfrentarte al invierno con toda la serenidad de la piel!

Deseamos conocer tu opinión, compártela con nosotros aquí
Blog - ¡Tu salud y bienestar son nuestra prioridad!

¡Bienvenido al blog de Viata!. Tu salud y bienestar son nuestra prioridad. Por eso, aqui compartiremos últimas noticias de salud, nutrición y mucho más.