Ver todos los temas »

La alergia al sol o Erupción Polimorfa Lumínica (EPL)

La alergia al sol, también conocida como Erupción Polimorfa Lumínica (EPL), es cada vez más frecuente y suele producirse en primavera, durante las primeras exposiciones al sol, ya que la piel ha estado cubierta durante todo el invierno. Se caracteriza por un sarpullido (pequeños granos rojos) que pica mucho y produce cosquilleo. Esta reacción cutánea también se conoce como alergia a las quemaduras solares o reacción solar y es similar a una irritación de la piel.

¿Qué es la alergia al sol?

Como cualquier alergia, la alergia al sol es una reacción excesiva del sistema inmunológico contra una sustancia, normalmente inofensiva, presente en el medio ambiente. Sin embargo, se le llama "alergia al sol" pero no suele poner en peligro directamente la vida de la persona. Es más parecida a la intolerancia al sol.

A veces también hablamos de fotoalergia o fotodermatosis. Puede ser causada solo por la luz solar, por la combinación de ciertos productos cosméticos, o después del contacto con ciertas plantas.

¿Qué aspecto tiene la alergia al sol?

Las características de la alergia al sol difieren según el tipo de reacción. Algunos síntomas son comunes en todas las reacciones, como la piel granulosa, mientras que otros son específicos en función de situaciones específicas.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al sol?

Existen 4 tipos de reacciones alérgicas al sol, clasificadas según los síntomas y las circunstancias de aparición: erupción polimorfa, lucitis estival, erupción fotoalérgica o fotosensibilizante y urticaria solar. Los síntomas comunes en todas las reacciones son:

  • Erupción cutánea roja y a menudo dolorosa en la piel expuesta a la luz (del sol)
  • pequeñas ampollas o vesículas que producen comezón
  • descamación
  • hinchazón

Las características de la erupción polimorfa

  • Vesículas y nódulos con comezón (pequeños granos rojos)
  • Generalmente en los brazos, el rostro, el escote, el cuello y los hombros
  • Aparece la mayor parte del tiempo durante o justo después de la exposición al sol
  • Los síntomas pueden variar de una persona a otra

Las características de la lucitis estival

  • Nódulos pequeños que producen picazón
  • En áreas de la piel con vello

Las características de la erupción fotoalérgica

  • Pápulas
  • Rojeces
  • Pequeñas vesículas con comezón, ya sea en una zona localizada o en todo el cuerpo

La reacción de la piel al sol a veces se conoce como lupus eritematoso. La urticaria es típica de estas reacciones alérgicas y también se incluye entre los síntomas de la alergia al calor.

La urticaria solar

La picazón es sin duda el síntoma más incómodo, ya que es muy desagradable y puede causar una sensación de picadura y ardor, especialmente si la persona se rasca. Además, pueden aparecer vesículas rojas y dolorosas.

¿Qué hacer en caso de urticaria solar?

Dado que la urticaria solar se caracteriza por una reacción alérgica, que causa irritación y picazón, lo ideal es tomar un antihistamínico (por la noche y no antes de conducir un vehículo) y aplicar una crema calmante a base de caléndula y lavanda, como por ejemplo Calmiderm.

Reacción alérgica al sol

Este tipo de reacción puede afectar a niños y adultos de todas las edades y a diferentes áreas del cuerpo, como el rostro, los brazos y las manos, por ejemplo.

La alergia al sol en los bebés

La alergia al sol no debería ocurrir en los bebés, dado que siempre deben estar protegidos del sol, de la cabeza a los pies. Sin embargo, pueden tener pequeños granos rojos que están más relacionados con el calor y una reacción de la piel a su sudoración.

La alergia al sol en los niños pequeños

Al igual que con los bebés, la alergia al sol es rara en los niños pequeños, ya que siempre deben estar bien protegidos de cualquier exposición al sol con un protector solar especial para niños, ropa, sombrero, gafas, etc.

La alergia al sol en los niños

La alergia al sol en los niños también suele ser una reacción al calor. Sin embargo, en caso de una verdadera intolerancia al sol, es posible administrar antihistamínicos en forma de gotas y aplicar una crema calmante adecuada para los niños.

La alergia al sol en el rostro

¡Protege siempre bien tu cara cuando te expongas al sol! Aplica suficiente protector solar, sin olvidar las orejas, y preferiblemente lleva un sombrero tipo gorro que cubra la frente y que proteja los ojos.

La alergia al sol en los manos

Si piensas en aplicarte protector solar en los brazos, a veces te olvidas de las manos. Además, algunas personas se lavan las manos después de la aplicación, lo que obviamente elimina la protección solar.

La alergia al sol en los brazos

Los brazos son parte de las zonas más afectadas por la alergia solar. Es mejor evitar cualquier exposición, pero si no es posible, asegúrate de proteger tus brazos aplicando protector solar y poniéndote una camiseta de manga larga.

¿Qué hacer en caso de alergia al sol?

Aquí te damos nuestros consejos en caso de alergia al sol:

  • Lo primero que tienes que hacer es protegerte del sol y evitar la exposición durante los días siguientes.
  • Para tratar una reacción relacionada con el sol, puedes, como ya hemos visto, tomar un antihistamínico y aplicar una crema calmante. Evidentemente, en el momento en el que ocurra la reacción, debes proteger tu piel del sol poniéndote ropa que cubra el área afectada y permaneciendo a la sombra.
  • Para tratar una reacción al calor, recuerda hidratar, ventilar, limpiar el sudor de la piel y refrescarte con un espray o una camiseta húmeda.

El tratamiento para la alergia al sol

Para tratar la alergia al sol que ocurre durante el día, considera la posibilidad de aplicar primero un protector solar, incluso si ya lo has aplicado, así como de cubrirte con un paño y de beber lo suficiente. Por la noche, puedes tomar un antihistamínico y aplicar una pomada calmante.

Prevenir la alergia al sol

Lo ideal es, por supuesto, evitar la reacción al sol. Por lo tanto, si ya has estado expuesto a este tipo de situaciones en el pasado, recuerda protegerte lo suficiente con un protector solar específico para pieles alérgicas, como la protección Anthélios de La Roche-Posay o la de Isdin por ejemplo, y usar ropa que proporcione suficiente cobertura. Utiliza siempre protección solar con un factor de protección SPF50.

Medicamentos para la alergia al sol

Los medicamentos para la alergia al sol son, como se mencionó anteriormente, los antihistamínicos. Desafortunadamente, no se puede prevenir la alergia al sol con medicamentos, pero existen complementos alimenticios disponibles para prevenirla.

¿Qué crema aplicar para tratar una alergia al sol?

La crema para después del sol sirve para aliviar la piel en caso de quemaduras solares, pero no es suficiente en caso de alergia al sol. Por lo tanto, elige una pomada específica para las irritaciones solares, como Fenigel, por ejemplo.

Nota: conserva tu pomada en la nevera, así tendrá un efecto refrescante además de la acción calmante.

Nunca apliques crema de sulfadiazina antes de exponerse al sol, ya que puede causar manchas blancas irreversibles.

La crema para después del sol sirve para aliviar la piel en caso de quemaduras solares, pero no es suficiente en caso de alergia al sol.

Prevenir la alergia al sol con complementos alimenticios

También puedes tomar complementos de vitamina A (betacaroteno) y vitamina E dos semanas antes de la exposición al sol, como por ejemplo Oxelio o el Phytobronz d’Arkopharma. La vitamina PP también se utiliza en el tratamiento preventivo de las alergias solares, ya que ayuda a preparar la piel. Lo encontrarás en el producto Ucemina PP por ejemplo.

¿Qué hacer si aparecen granos relacionados con una alergia al sol?

Los granos y las ampollas relacionados con el sol pueden ser muy desagradables. Los granos son pequeños, muy rojos, muy juntos y producen fuerte picazón. Las ampollas son menos frecuentes y generalmente resultan de una quemadura de segundo grado. Se forman como resultado de la reacción inflamatoria de la piel, produciendo un líquido que se acumula entre las diferentes capas de la piel. Existen pomadas especialmente formuladas para tratar las ampollas, pero, en ambos casos: ¡protegerse del sol e hidratarse (cuerpo y piel) siguen siendo las palabras clave!

¿Qué protector solar debo usar para evitar una reacción al sol?

Para evitar reacciones alérgicas al sol y para protegerte de los peligros de los rayos UV, siempre debes aplicarte protector solar cuando te expongas al sol. Recuérdalo especialmente durante las primeras exposiciones de la estación. Encontrarás todos los tipos de cremas solares adaptadas para la alergia al sol yespecialmente diseñadas para pieles sensibles, reactivas, atópicas o intolerantes al sol.

Advertencia: no las confundas con la pomada destinada a calmar y aliviar la piel en caso de alergia al sol que solo se puede aplicar por la noche y no debe exponerse al sol. En caso de reacción al sol, siempre se puede elegir una crema de aloe vera, y es preferible un producto sin parabenos, conservantes ni fragancias, como Posthelios por ejemplo.

¿Qué factor de protección elegir en caso de quemaduras solares?

Si te expones al sol después de una quemadura, elige siempre un protector solar con la máxima protección. También recuerda cubrir el área de la quemadura de sol con ropa y beber en cantidades suficientes.

Sarpullido por calor

El sarpullido por calor, también conocidos como "alergia al calor", aparece, como su nombre indica, en respuesta al calor.

Sarpullido por calor en los bebés

El sarpullido por calor es muy común en los bebés porque su piel es sensible a la transpiración y a menudo tienen muchos pliegues, lo que favorece la humedad y la irritación. Lo ideal es mantenerlos frescos, enfriarlos con un paño húmedo y asegurarse de que su piel esté bien seca. Puedes incluso aplicar una crema calmante adaptada a la piel del bebé.

Sarpullido por calor en los niños

El sarpullido por calor puede aparecer tanto en niños como en bebés por las mismas razones. Por lo tanto, puedes aplicar las mismas medidas preventivas y curativas que para los bebés. Recuerda limpiar su transpiración para evitar la picazón en el cuello, la zona T (sienes) y la línea del cabello.

Sarpullido por calor en los adultos

Al igual que con los niños, recuerda protegerte del calor (quedar en la sombra, usar un abanico, etc.) y limpiar el sudor para evitar la humedad que hace aparecer estos pequeños granos.

El sarpullido por calor en las piernas

Puede aparecer sarpullido en las piernas, especialmente en los pliegues, debido a la sudoración.

Sarpullido por calor en los pies

Los pies también se ven afectados a menudo por el sarpullido, especialmente entre los dedos de los pies y en las plantas de los pies.

Sarpullido por calor en el rostro

Puedes evitar el sarpullido en el rostro aplicando un protector solar de textura más ligera, especialmente diseñado para el rostro, que deja respirar la piel. Por lo tanto, puedes optar por una protección solar con textura toque seco, una bruma o un fluido.

Las rojeces

Las placas rojas suelen acompañar a la alergia al sol, ya que los pequeños granos rojos aparecen a menudo en placas. No deben confundirse con las quemaduras solares, que son rojas, dolorosas y producen una sensación de ardor.

Las rojeces cutáneas, relacionadas con el calor

Como se explicó anteriormente, las rojeces relacionadas con el calor son diferentes a la alergia solar propiamente dicha. Los granos de sarpullido producen picor, al igual que los de la alergia al sol, pero están más separados y la irritación es menos intensa, menos dolorosa, con menos picazón.

Las rojeces en las piernas, relacionadas con el calor

Las rojeces en las piernas también están relacionadas con el sudor, pero no deben confundirse con los pequeños puntos rojos que aparecen después de la depilación o el afeitado. Siempre protege bien tus piernas con una crema solar cuando te expongas al sol.

Las rojeces relacionadas con la exposición al sol

Estas rojeces pueden parecer quemaduras solares o sarpullido. Si están muy irritadas, ásperas, con pequeños granos muy rojos y pican, la reacción puede estar relacionada con la intolerancia al sol.

Eccema relacionado con el sol

El eccema rara vez está directamente relacionado con la luz solar, sino con el calor y el sudor. Sin embargo, el eccema y la luz solar suelen estar relacionados, ya que a menudo se aconseja a las personas con eccema que expongan su piel a los rayos UV de forma razonable y siempre con una protección solar adecuada.