Avène 

Te lo dicen siempre: es importante cuidar tu piel. De hecho, tu piel tiene que protegerte de todo, incluso en heladas, granizo y olas de calor. Es mejor no descuidarla y ofrecerle los cuidados necesarios para mantenerla protegida. La fuente de Avène fue descubierta por primera vez en 1736 y, desde 1874, el agua termal de Avène es conocida por su poder curativo de la piel. Tiene esta propiedad gracias a los numerosos minerales y oligoelementos calmantes que permiten aliviar las irritaciones y así mantener una piel radiante.