Ver todos los temas »

El cáncer de piel

Existen tres tipos principales de cáncer de piel: carcinoma de células escamosas, carcinoma basocelular y melanoma.

Los primeros dos tipos se denominan cánceres de piel no melanoma. Aunque son relativamente benignos, deben, por supuesto, ser tratados y controlados. ¡Hay que tener en cuenta que este tipo de cáncer de piel afecta a una de cada seis personas! ¡Es aún más común que el cáncer de mama en las mujeres!

El melanoma, por otro lado, es mortal y afecta a una de cada cinco personas. Por lo tanto, el cáncer de piel es el cáncer más frecuente, sin distinción de categorías.

El cáncer de piel es el cáncer más frecuente, sin distinción de categorías.

¿Cómo reconocer un cáncer de piel?

Este cáncer no es muy fácil de detectar. Cada variante tiene sus propias características y, además, los síntomas pueden variar en función de cada persona.

Las características del cáncer de piel

Cánceres no melanoma

Los carcinomas de células basales se reconocen principalmente por su aspecto liso y brillante. Este tipo de cáncer de piel se manifiesta a menudo en el rostro, en forma de nódulo que crece lentamente y se convierte, tras un tiempo, en una herida rodeada de un borde liso. Normalmente la herida está húmeda y tiene una costra que se desprende muy fácilmente. Cuando el carcinoma de células basales surge en el tronco, se parece más a una placa de eczema.

Los carcinomas de células escamosas aparecen principalmente en el rostro, el dorso de las manos y el cuello. Como estas zonas están particularmente expuestas al sol, son más propensas a la aparición de manchas típicas del cáncer de piel. Estas manchas suelen adoptar la forma de una bola roja cubierta con una costra descascarada. Cuando esta costra desaparece, deja la herida al descubierto. La diferencia entre los dos se encuentra en el brillo nacarado, característico del carcinoma basocelular, y ausente en el carcinoma de células escamosas.

Las lesiones precancerosas de la piel también pueden convertirse en manchas malignas. La queratosis es el signo típico de estas manchas y se asemeja a una verruga o a un parche de eczema rugoso o áspero. Si lo rascas, también puede formar una herida.

El diagnóstico del cáncer no-melanoma

Para detectar un cáncer de piel, hay que examinar atentamente la piel. Si notas que tus manchas pigmentarias o lunares están cambiando, es mejor consultar a tu médico. Si es necesario, tu médico te derivará a un dermatólogo, el especialista de la piel, quien luego puede realizar una biopsia para determinar si el síntoma es maligno.

El tratamiento del cáncer no-melanoma

Dependiendo de la ubicación y el tamaño del cáncer de piel, el dermatólogo decidirá extirparlo quirúrgicamente, quemarlo o eliminarlo mediante crioterapia (quemadura en frío). Existen otros tratamientos, como la terapia fotodinámica, la quimioterapia local y la inmunoterapia. La terapia fotodinámica hace que las células malignas sean sensibles a la luz, lo que las mata. La quimioterapia local utiliza cremas que retardan la evolución de las células cancerosas y las matan. Por último, la inmunoterapia estimula el sistema inmunológico para eliminar las células cancerosas.

Los síntomas del cáncer de piel

El melanoma

El significado literal de la palabra "melanoma" es, en realidad, "tumor negro". Este tipo de célula cancerosa suele aparecer entre los melanocitos o las células pigmentarias, luego se agrupan para formar manchas pigmentarias o lunares. Cuando las células pigmentarias se convierten en células cancerosas, las llamamos cáncer de piel. Los síntomas del melanoma se manifiestan principalmente por un cambio en el color o el grosor de las manchas pigmentarias o lunares, pero también pueden aparecer en la piel normal. Para detectar el cáncer de piel, presta especial atención a los cambios en tus manchas o a las que aparecen repentinamente. Puedes utilizar la regla ABCDE para buscar posibles síntomas de cáncer de piel. Las señales son las siguientes:

  • Asimetría: la mancha pigmentaria o lunar tiene una forma asimétrica o un tamaño y/o grosor irregular.
  • Bordes: son irregulares.
  • Color: el color de la mancha pigmentaria es a menudo oscuro al principio, luego se pueden distinguir varios colores.
  • Diámetro: el diámetro es mayor de 5 a 6 mm.
  • Evolución: la mancha cambia de aspecto, tamaño, color o grosor.

Debes determinar cuanto antes si tienes un melanoma y consultar a tu médico si notas tales cambios o irregularidades. Luego se realizará una biopsia, pero no para determinar si el melanoma es maligno o no, porque el melanoma siempre es una lesión cancerosa. Los carcinomas celulares y los carcinomas de células escamosas también son malignos, pero no son agresivos y se pueden curar. Por lo tanto, es esencial distinguir entre estas tres formas de cáncer de piel.

Detectar el cáncer no melanoma

Si notas una afección cútanea, empieza por consultar a un médico que podrá examinar tu piel y determinar si necesitas pedir una cita con el dermatólogo. Es el dermatólogo quien se asegura de que no haya cáncer de piel. En caso de duda, se realiza una biopsia: se extrae un trozo de la lesión para realizar un examen exhaustivo. Si la lesión se parece claramente a un melanoma, el dermatólogo puede decidir extirparlo directamente. A continuación, se realizan análisis en el laboratorio, así como investigaciones para determinar si se trata de un cáncer de piel y especificar su tipo. 

Extirpar un melanoma

El tratamiento de los tumores malignos de piel depende tanto del tipo de cáncer de piel como de la persona. Por lo tanto, existen diferentes tipos de tratamientos. Las diferentes opciones se discuten en una consulta oncológica multidisciplinaria en la que los diferentes médicos determinan el tratamiento adecuado para el paciente. Las opciones de tratamiento para eliminar el melanoma son las siguientes:

  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Perfusión de miembro aislado
  • Inmunoterapia

La cirugía consiste en una extirpación del melanoma y, posiblemente, de la piel de alrededor del tumor. El tamaño y grosor del tejido extraído dependen del tamaño y grosor de la lesión cancerosa. Cuando el tumor se disemina, no se puede volver a coser la piel y el cirujano recurre a un injerto de piel.

La radioterapia puede irradiar el área de la piel afectada. También se puede utilizar como tratamiento de seguimiento después de la extirpación quirúrgica del cáncer de piel para asegurar la destrucción de todas las células malignas.

La quimioterapia se utiliza principalmente cuando el tumor alcanza un tamaño determinado y entonces presenta un mayor riesgo de metástasis. Este tratamiento permite retrasar la evolución del cáncer de piel y de reducir los síntomas.

En el caso del melanoma avanzado en el brazo o la pierna, los médicos a veces optan por un tratamiento muy agresivo. La perfusión del miembro aislado consiste en cortar la circulación del brazo o de la pierna, para inyectar agentes quimioterapéuticos en el miembro en cuestión. Las dosis administradas son entonces mucho más altas, ya que no pueden afectar los otros órganos, inaccesibles por la sangre, gracias al torniquete.

La inmunoterapia se utiliza para fortalecer el mecanismo de defensa del paciente y permite eliminar las células cancerosas residuales reduciendo así el riesgo de recurrencia. Por lo tanto, se prefiere esta opción como tratamiento de seguimiento.

Fotos de melanoma

 

Factores de riesgo de cáncer

El tipo de piel: va desde el fototipo 1 (piel muy clara, que nunca se broncea) hasta el fototipo 6 (africana). Cuanto más pequeño sea tu fototipo, mayor será tu riesgo de cáncer de piel.

El número de marcas de nacimiento: si tienes más de 50 marcas de nacimiento, incluyendo 3 con un perfil particular, tu riesgo de desarrollar cáncer de piel también es mayor.

¿Existe un factor hereditario? La presencia de uno o más casos de cáncer de piel en la familia también aumenta el riesgo.

El número de horas de exposición al sol es el único factor sobre el cual tienes control, a diferencia de los 3 factores anteriores.

Solarium: una sola sesión aumenta tu riesgo de cáncer de piel en un 20%. Este riesgo sigue aumentando en un 2% por sesión y por año. Los jóvenes menores de 35 años que van al solárium tienen un 75% más de probabilidades de desarrollar cáncer de piel.

Otras verdades sobre el cáncer de piel

El melanoma también puede aparecer en una uña. Se distingue por una banda negra: el tumor se produce en la raíz de la uña, lo que le da un color negro.

El cáncer de piel es muy frecuente y es visible a primera vista. La campaña anual de prevención Euromelanoma es crucial para detectar este tipo de lesiones cancerosas. También puedes ver los signos por ti mismo, buscando una nueva mancha o un cambio de aspecto en el rostro, entre los dedos, en el cuero cabelludo, en el pecho, en la espalda, entre las nalgas o en la parte posterior de las piernas.

Todos nacemos con cierto capital solar. Una vez que este capital está agotado, el riesgo de desarrollar un cáncer de piel aumenta.  Para reducir este riesgo, aplica siempre protector solar cuando te expongas al sol y cuando salgas en días soleados. Asegúrate de aplicarlo correctamente: media hora antes de salir y en cantidad suficiente. Repite la aplicación cada 2 horas (los filtros se vuelven ineficaces cuando se exponen al sol).

Los comprimidos de vitaminas (que también contienen antioxidantes) tienen un efecto protector contra el fotoenvejecimiento (envejecimiento de la piel por el sol). También son muy eficaces para prevenir la alergia solar. ¡Sin embargo, no permiten evitar el cáncer de piel!

¡En Australia, 2 de cada 3 personas desarrollan un cáncer de piel! La razón es que los británicos no han vivido en Australia el tiempo suficiente (donde el sol a menudo brilla). Después de todo, la piel necesita 10.000 años para adaptarse.

El melanoma en el brazo izquierdo afecta más a los hombres que a las mujeres. ¿Por qué? Los hombres son más propensos a conducir automóviles o camiones, lo que los expone a los rayos UV, incluso detrás de la ventana.

Sin embargo, en las mujeres mayores de 50 años, el melanoma es más común en el lado derecho. De hecho, son más a menudo pasajeras. ¡Por lo tanto, estas estadísticas pueden cambiar en el futuro!

Si tienes alguna pregunta o deseas recibir nuestros consejos sobre cómo prevenir el cáncer de piel, ponte en contacto con nuestro farmacéutico Viata.