Ver todos los temas »

El eccema atópico

El eccema atópico es una afección que puede causar inflamación de la piel, lo que a su vez causa picazón, descamación y enrojecimiento. Este tipo de eccema ocurre en aproximadamente el 20% de los niños y el 10% de los adultos y se caracteriza principalmente por la alteración de la barrera cutánea dañada y la hyperactividad del sistema inmunológico.

El eccema atópico está relacionado con factores genéticos, pero también con factores ambientales. Esta condición empeora por ejemplo en invierno, debido al frío y a las temperaturas extremas. Sin embargo, también aumenta en verano, ya que el sol y el calor provocan una mayor sudoración y un mayor riesgo de deshidratación e irritación. Además, algunos químicos del sudor pueden causar irritación de la piel, y otros factores como el aire acondicionado, el agua salada del mar y el cloro de las piscinas pueden secar nuestra piel. No te asustes, a continuación encontrarás una serie de consejos que te ayudarán a afrontar el verano sin problemas cutáneos.

Nuestros consejos para evitar el eccema atópico

1. ¡Agua, agua y más agua! En verano, bebe mucha agua, especialmente si tienes eccemas.

2. Después, protege tu piel del sol. Recuerda llevar contigo un protector solar hipoalergénico, pero elige bien el cuidado que deseas aplicar a tu piel, ya que algunos productos solares, insecticidas, etc. pueden contener productos químicos o perfumes que pueden irritarla.

3. Si vas a nadar en el mar o en una piscina, enjuaga bien tu cuerpo y luego sécalo con pequeños golpes. Por último, aplica una buena crema hidratante.

4. Si el aire acondicionado hace que el aire sea demasiado seco, utiliza un humidificador.

5. El eccema puede agravarse por alergias al polvo, polen, ácaros del polvo, etc. En este caso, recuerda lavarte las manos y la cara regularmente para evitar el contacto con el polvo y el polen.

6. Evita también la humedad en los pliegues de la piel, para ello, usa por ejemplo ropa suelta y asegúrate también de cambiarte de ropa a menudo si sudas mucho.

8. Y, por supuesto, ¡siempre es mejor tener contigo un ventilador portátil o agua para refrescarse!

Combate el eccema atópico gracias a Dermalex

Aunque nuestros consejos pueden ayudarte a combatir el eccema atópico, es mejor abordar la fuente del problema. El eccema atópico suele producirse por brotes, esta es una de sus principales características, por lo tanto, la afección sigue presente incluso si las lesiones cutáneas desaparecen temporalmente. Por eso debes tratarte continuamente y no solo en caso de aparición de un eccema temporal. También es aconsejable elegir un tratamiento hidratante continuo para reducir la cantidad y la gravedad de los ataques. Por lo tanto, Dermalex puede utilizarse en las diferentes fases del tratamiento del eccema atópico.

¿Cómo tratar las lesiones y el picor asociados a la aparición de un eccema?

Puedes aplicar la crema para eccemas de Dermalex. Como esta crema no contiene cortisona, se puede utilizar de forma segura durante mucho tiempo, incluso en los párpados y la cara. Además, también existe una fórmula adaptada para bebés, niños y adultos.

¿Cómo evitar los eccemas?

Utiliza una crema hidratante intensiva, que fortalezca e hidrate intensamente la barrera cutánea. Una buena crema hidratante evitará hasta seis veces más la aparición de eccemas de manera tan seguida.